| home | | tienda | | patrocinadores | | contacto | | aviso de privacidad |
Junio de 2015 No. 246
Nuestra portada

La granja Jerry-Dell de Dryden, Nueva York es propiedad de Vaughn

y Susan Sherman junto con sus tres hijos. Decidieron volver a sus raíces aprovechando el terreno que poseen para pastoreo.

 

Foto de Ryan Ebert, director de arte de Hoard’s Dairyman

 

| Suscripciones | | Tarifas Publicitarias | | Resumenes Interpretativos |

Editorial

El argumento sobre el peligro de la grasa ha fallecido de muerte natural

Redacción Hoard’s Dairyman

Después de una batalla de más de 50 años, las investigaciones médicas y nutricionales han empezado, finalmente, a restaurar la reputación de las grasas saturadas. Aunque no esperamos una disculpa formal de la Asociación Americana de Cardiología (AAC), podemos cantar victoria porque el panel más importante de nutrición humana en Estados Unidos ya no considera al colesterol como “un nutriente preocupante”.


Las investigaciones que respaldan las grasas de origen animal o lipoproteínas de alta densidad (LAD) continúan aumentando como una avalancha de nieve cayendo por el talud de una montaña. La evidencia más reciente apareció en la revista en línea Open Heart, en donde los investigadores afirmaron que los consejos dietéticos nacionales en Estados Unidos sobre el consumo de grasa saturada como una forma de reducir las enfermedades cardiacas coronarias carecían de evidencias probatorias sólidas.

 

Libreta de Apuntes

Los carros repartidores de alimento no son amigos de las vaquillas

Inseminación Artificial

Sigue consolidándose el panorama de la genética lechera,
por Chad Dechow

 

Mastitis y lluvias: ¿Está usted preparado?
Por Abelardo Martínez, D.V.M., Ph.D.

 

Aditivos alimenticios: una ruta difícil para navegar,
por Michael F. Hutjens