| home | | tienda | | patrocinadores | | contacto |

| aviso de privacidad || instrucciones revista digital |

Agosto de 2015 No. 248
Nuestra portada

Esta granja fue construida en 1940 en Tipton, California. ¿Qué tanto merma la productividad tener vacas altas productoras en instalaciones obsoletas?

 

Foto deFoto de Dennis Halladay,
editor de Hoard’s West

 

| Suscripciones | | Tarifas Publicitarias | | Resumenes Interpretativos |

Editorial

La percepción del estrés calórico,

Dr. Abelardo Martínez, D.V.M., Ph.D.

En la portada del número de julio de Hoard’s Dairyman en español publicamos la foto de unas instalaciones con piso de tierra en donde aparecía un hato alineado bajo la sombra que proyectaba el techo de los corrales. Estas instalaciones, construidas en Mesa, Arizona, hace cuarenta años, fueron consideradas en su tiempo ideales para la región en donde está ubicada esa granja lechera. Sin embargo, en esas mismas cuatro décadas, la investigación ha revelado un sinnúmero de detalles sobre la fisiología y comportamiento de las vacas lecheras que indican que el diseño de esos corrales ya no es precisamente el más recomendable. No obstante, este tipo de instalaciones son las más comunes en una amplísima zona del suroeste de Estados Unidos y el norte de México.

La paradoja es que, a pesar de todo, las hatos lecheros ubicados en esas regiones, y con instalaciones de ese tipo, están entre los de más alta producción de leche por vaca en todo el mundo. Decidimos entonces preguntar en Facebook a los seguidores de nuestra página (consulte Hoard’s Dairyman en español en el seguidor de Facebook) cuáles eran los errores que detectaban en las instalaciones que aparecen en la foto.

 

 

La industria lechera debe enfocarse a los atributos de salud,
por Tammy Anderson-Wise

Expo Leche 2015

Ruta crítica a los 40 kilos. Parte 1: Genética,
redacción Hoard’s Dairyman en español

 

Maneje a las vacas en transición con facilidad,
por Gordon Jones A., D.V.M y David W. Kammel

 

No sucumba a la enfermedad del comedero vacío,
por Rick Grant