NUESTRA PORTADA

Editorial

Trump presidente: ¿Muerte de la globalización?,

Dr. Abelardo Martínez, D.V.M., Ph. D.

        En la década de los sesenta la política del proteccionismo imperaba en casi todo el mundo. Los gobiernos bloqueaban las importaciones con altísimos aranceles a pesar de que lo producido en el país fuera de ínfima calidad. En las dos décadas siguientes se promovieron ampliamente las ventajas del libre comercio entre las naciones. Pero esta política, llamada “neoliberalismo”, no tuvo impacto hasta la década de los noventa, y la palabra en boga, desde entonces, ha sido “globalización”, en donde se busca que todo mundo le pueda vender libremente a todo mundo. El Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) fue la “joya de la corona”, a pesar de que llevó a la quiebra a muchas industrias y comercios en los países participantes.

        En el rubro de la producción pecuaria, el tratado fue ruinoso para México. Las negociaciones eran absurdas, por ejemplo, Estados Unidos podía exportar todo el huevo y pollo que quisiera a México, mientras que México podía exportar todos los novillos para engorda que quisiera a Estados Unidos. De esta manera, México exportaba materia prima (ganado en pie) y Estados Unidos le devolvía a México carne de res procesada y empacada. Eso llevó a la quiebra a miles de ganaderos y avicultores en México.

        De la misma manera, hubo otros renglones en los que Estados Unidos salió perdiendo frente a México. Pensamos de inmediato en la crisis de la industria automotriz estadounidense.

        En la industria lechera, lo que ha salvado a México es que es un mercado de leche fluida.

        Pero los gobernantes mexicanos no aprendieron de estas lecciones, en la actualidad, México es el país que ha firmado más tratados de libre comercio en el mundo.

        ¿Es esto bueno o malo? ¿Es buena la globalización, o tiene razón Trump con la política que se avecina, de regreso al proteccionismo?

        ¿Pero cuál es el problema de poder venderle todo lo que se pueda a todo el mundo? ¿Qué tiene de malo el libre comercio? Simplemente, en este sistema, “el pez grande se come al chico”, los países y personas pobres del mundo se vuelven más pobres y los países y personas ricas del mundo se vuelven más ricos.

        Pero la respuesta tampoco está en el proteccionismo. La solución está en un punto medio, los países no deben comprar satisfactores que ya estén produciendo, siempre y cuando lo producido domésticamente cubra los estándares de calidad internacional. Pero tampoco es bueno que los exportadores le vendan sus productos a países que no los necesitan, porque impiden el desarrollo de la economía del país importador.

        En utopía el proteccionismo sería bueno, pero no en el mundo de Trump ni de los “globalizadores”. Trump no quiere importar productos de ningún país, pero sí quiere obligar a todo el mundo a que le sigan comprando.